Vacaciones
Dic 13 2017

Tres tips para olvidarte del trabajo durante las vacaciones

  • Compartir

Publicado el 13 de diciembre, 2017

Todos conocemos los beneficios de desconectarnos del trabajo: relajás la mente y el cuerpo, reducís los niveles de estrés, tenés más tiempo para compartir con tu familia y amigos, encontrás nuevas opciones para invertir en vos mismo…. la lista sigue y es bueno que la tengás en mente.

Sin embargo, pedir vacaciones (sea un día, una semana o un mes) podría producirte culpa si pensás que sos una figura indispensable en la compañía que dirigís o para la que trabajás. Y la verdad es que nadie lo es. Ante tu ausencia, tus colegas siempre encontrarán maneras de resolver porque “el show debe continuar”.

En vista de lo anterior, aquí te compartimos tres tips para desconectarte (de verdad) del trabajo:

  • Enfocate en lo que vas a hacer, no en lo que dejarás de hacer

En un artículo de Harvard Business Review, Art Markman, profesor de Psicología y Marketing de la Universidad de Texas, explica que muchas personas no cambian sus comportamientos porque se centran en lo que no van a hacer, en lugar de lo que en realidad podrán hacer durante su tiempo libre.

“Marcarse el objetivo (y cumplirlo) de no trabajar (ni pensar en el trabajo) fuera de la oficina o la jornada habitual comienza con la presunción de que se detendrá a sí mismo cada vez que sienta la tentación de hacer algo relacionado con el trabajo”, indica.

Markman te recomienda elaborar un plan para pasar tiempo lejos del trabajo. Debe ser un plan específico, asegura el psicólogo, porque de lo contrario vas a volver a tus viejos hábitos (en consecuencia, al trabajo). El documento debe reflejar lo que vas a hacer en lugar de trabajar. De esta manera, limitarás el tiempo que dedicás al trabajo para ocuparlo en otras actividades.

En ese sentido, el psicólogo advierte que durante este proceso aparecerán pensamientos intrusivos que podrían interrumpir tus vacaciones. Él te brinda esta opción:

Preparar un plan para ocupar tu mente: leer una novela, completar un crucigrama, llamar a un amigo. Si los pensamientos te están molestando durante ese momento, cogé un cuaderno, poné el temporizador en tu celular y anotá eso que te está molestando. Markman expresa que airear o compartir las preocupaciones te ayudará mucho más que ocultarlas.

  • Cambiá el entorno para apoyar las nuevas rutinas y desalentar las anteriores

Evitá dejar el celular y la computadora encendida todo el tiempo. Art Markman, de Harvard Business Review, te exige apagarlos. ¡Dale, hacelo! (el mundo no se va a acabar, nadie se va a morir, especialmente vos, si esto ocurre). La idea es que se te haga difícil trabajar.

Por otra parte, podés definir un espacio en la casa que nunca utilizás para trabajar, como una habitación o una esquina de la casa. La meta es convertirlo en un lugar en el que solo hagas cosas no relacionadas con el trabajo porque cuanto más lo relacionés a tu tiempo de ocio, más fácil será evitar en él pensamientos sobre trabajo.

También podés pedirle a amigos y familiares que te ayuden a mantenerte alejado del trabajo. Markman dice ellos podrán tener la potestad de esconder tu teléfono y proponer actividades para compartir tiempo y que te logren distraer por completo.

  • Desconectate de verdad… y verás cómo nada se derrumba

Liberarte del trabajo por un tiempo te provocará ansiedad. Es una realidad que vas a tener que enfrentar. Existe la posibilidad de que no revisés un correo importante, que un trabajo no se logre bien o que no se haga del todo. En fin, vendrá a vos la idea de que “algo” podría salir mal.

Markman asegura que estudios científicos demuestran que una forma de reducir la ansiedad es que te expongás a la situación que te aterra y de forma gradual comprender que los resultados de las situaciones que no tenés bajo control no son taaaan terribles.

El psicólogo te brinda este “plan de ataque”:

Si tu problema es que te preocupa no leer el correo electrónico por un tiempo:

  • Pasá una noche sin comprobar tu bandeja de entrada
  • Asumí que todo lo que debés hacer continuará allí por la mañana
  • Ampliá la cantidad de tiempo que no mirás tu correo electrónico
  • Intentá pasar un día completo del fin de semana sin consultar el correo
  • Maximizá la estrategia para TODO.el.fin.de.semana

Con esto te darás cuenta que:

  • Algunas personas lograrán responder a sus propias preguntas sin que vos tengás que hacerlo de inmediato.
  • Volverás al trabajo con más energía y mejores ideas gracias a que tomaste un tiempo libre.

Consultá la versión original de este artículo aquí.