Nuevo Trabajo Web
Ene 30 2018

¿Tenés un nuevo trabajo? Hacé esto durante tu primer mes

  • Compartir

Publicado el 30 de enero, 2018

Sobrevivir el primer día de trabajo y, en consecuencia, la primera semana, constituye una victoria para cualquiera. Sin embargo, no deberías dormirte en tus laureles y pensar que estás en zona segura. El primer mes (e incluso, los primeros tres meses) son un período clave durante el cual tus jefes y tus colegas te observarán, sobre todo si tenés un puesto de liderazgo.

En un artículo publicado en la Revista Business Insider, expertos estadounidenses comparten una serie de consejos para dar una buena impresión ante tu nuevo equipo laboral. Te los  presentamos a continuación:

1. Presentate ante tu nuevo equipo

Dependiendo del tamaño de tu empresa, tomate mediodía o un día para presentarte a cada colega que trabajará directamente con vos y a otros que, aunque no lo harán directamente, siempre estarán relacionados con tu rol.

Expertos aseguran que esta estrategia te servirá para empezar tu trayectoria laboral en la empresa con pie derecho. Entre más rápido rompás el hielo, más rápido verás los resultados de tu colaboración con el equipo.

2. Definí tus expectativas diarias, semanales y mensuales

Conversá con tu manager para tener una idea clara sobre las prioridades que él desea que tengás en cuenta. Podés hacer estas preguntas mientras platicás con él o ella:

  • ¿En qué está trabajando el equipo en este momento?
    ¿Cuáles son los mayores obstáculos que enfrentan?
    ¿En qué puedo ser útil en este momento?

3. Averiguá cómo hacer la vida de tu manager más fácil

Si no sabés cómo lograrlo, preguntá. “Se trata de hacer que tu manager luzca bien ante su jefe. Y al hacer esto, te posicionarás mejor para el éxito”, aseguró Dave Kerpen, fundador y director ejecutivo de Likeable Local.

4. Priorizá tus horas de sueño

Las personas exitosas comprenden que presentarse medio dormido al trabajo no solo sabotea el rendimiento, sino que puede mostrar cierta falta de interés. También recordá que la falta de sueño afecta todo en tu cuerpo, desde la memoria hasta la presión arterial.

5. Anotá cuáles son las mayores frustraciones que impactan a tu equipo

Una vez que todos en tu equipo te conozcan, apuntá cuáles son aquellos puntos débiles que lo impactan. Tal vez sea un aspecto del flujo laboral, un procedimiento en particular, o un colega difícil. Los expertos recomiendan tomarse el tiempo de entender por qué son como son, antes de sugerir cualquier cambio. Esto te ayudará a ser un mejor colega.

6. Revisá tu progreso a lo largo del día

Deberías tomar 30 minutos al día para reflexionar sobre tu trabajo. Podés dividirlos así: 15 minutos para decidir cuáles son tus metas y tareas del día, y 15 minutos para analizar cómo los cumplistes, o por qué no pudiste hacerlo.

Leé la versión original de este artículo aquí


¿Te gustaría desarrollar tus habilidades gerenciales? Estudiá nuestra Maestría en Administración de Empresas (MAE). Más información sobre el programa aquí