Voces liderazgo
Abr 03 2018

Estas son las 5 voces que deberías cultivar como líder

  • Compartir

Publicado el 03 de abril, 2018

Desarrollar tus habilidades de liderazgo no es una tarea fácil. Toca practicar, sobre todo, la introspección: conocerte a vos mismo, manejar tus emociones y encontrar alternativas para inspirar al talento humano que está a tu cargo.

Según explica Amy Jen Su, columnista de la Revista Harvard Business Review y cofundadora de Paravis Partners, una forma estadounidense de desarrollo de liderazgo y mentoría ejecutiva, desarrollar una voz como líder es un trabajo de toda la vida.

Para ella, la clave es mantener una mente abierta a medida que aumenta la cantidad de situaciones y personas en una empresa. De esta manera, un líder puede inspirar confianza en los demás de una manera auténtica e impactante, afirma.

Amy asegura que los líderes pueden cultivar cinco tipos de voces para manejar distintos tipos de situaciones. Son las siguientes:

1. La voz de carácter

La columnista explica que esta es la definición de quién sos, así como las intenciones y motivaciones que guían tu discurso y tus acciones.

En esta voz están los principios fundamentales sobre quién querés ser, además de lo que guía y motiva tus interacciones con otras personas.

Seguir esta voz “impide que nos convirtamos en camaleones, tengamos reacciones de lucha o huida o solamente mostremos respeto cuando hay una ganancia o beneficio comercial, y que seamos descorteses con otros que consideramos que tienen menos valor”, expresa Amy.

2. La voz de contexto

Al crecer profesionalmente en una empresa, es probable que asumás puestos de mayor rango y que desarrollás una perspectiva más amplia sobre los negocios, una imagen más completa.

De acuerdo a Amy, en este punto es necesario encontrar maneras para expresar y comunicar esa imagen que tenés sobre el negocio a otras personas, sobre todo a quienes están a tu cargo.

Aquí encontrarás ejemplos que la cofundadora de Paravis Partners nos brinda a modo de ejemplo, para que veas cómo utilizar esta voz en estos contextos. Sucede cuando:

  • Compartís la visión, estrategia o cambios organizativos próximos con otros colegas.
    Hacés presentaciones a ejecutivos, para ser claro sobre por qué está allí y qué necesita.
    Cuando ponés en marcha una reunión con su equipo y presentás la perspectiva general del tema tratado.
    Al hacer que sus criterios de toma de decisiones o razonamiento sean transparentes para los demás.

3. La voz de la claridad

Esta voz es útil para ayudar a tu equipo a mantenerse enfocado en las prioridades más importantes del negocio. Amy te brinda ejemplos de cómo aplicarla a continuación, para que así canalicés la energía de los demás y logrés que tu equipo sea más productivo:

Al comienzo del año.

Podés sentarte con cada informe en mano, para priorizar y aclarar cuáles son los posibles grandes triunfos en cada una de las áreas.

Periódicamente, a lo largo del año.

Ayudá a las personas que te reportan directamente a priorizar sus tareas. Hacelo en reuniones privadas o con tu equipo al completo.

Brindá a tu equipo la capacidad de decir “no”.

4. La voz de la curiosidad

La humildad es importante cuando sos líder. Por eso, Amy recomienda estar seguro de que no estás enfocando las situaciones como si tuvieras todas las respuestas, o como si sos el encargado de asesorar en cada una de ellas. No es bueno presentarte como la persona que resuelve todos los problemas y arregla todo lo que encuentre.

Aquí es cuando entra en juego la voz de la curiosidad. Amy Jen Su menciona que cuando un miembro de tu equipo tiene una perspectiva diferente a la tuya o rechaza algo, lo mejor es no tomarlo de manera personal.

La clave es tener curiosidad por comprender el razonamiento de esa otra persona, para encontrar una solución. No discutás para demostrar quién tiene la razón, eso no te llevará a ningún lado.

La columnista de Harvard Business Review te aconseja aplicar la voz de la curiosidad en las siguientes situaciones:

  • Cuando estás orientando a un subordinado directo, haciendo buenas preguntas, ayudándole a crecer de distintas maneras, explorando problemas a los que se enfrenta o ayudándolo con su desarrollo profesional.
  • Cuando te encontrés en una conversación difícil en la que estás escuchando a alguien, es importante mostrar emociones, entender las necesidades y la visión de la otra parte y después decidir la mejor manera de avanzar.

5. La voz de conexión

Cuando llegás a un nivel superior de una organización, con frecuencia te das cuenta que dejás de tener contacto con todo el equipo de tu área. Lo importante en estos casos es buscar maneras para mantenerte en contacto y visible para todos.

Según Amy, existen varias maneras de emplear la voz de la conexión efectivamente:

  • Aumentá tu habilidad para ser cuentacuentos.

“Las historias hacen que nuestros puntos sean memorables e importantes. Pueden avivar un discurso de apertura o una reunión de todos los empleados, ayudar a explicar claramente un punto importante de la presentación o ayudar a cerrar un acuerdo o transacción”, sugiere la columnista.

  • Da las gracias y reconocé el esfuerzo de los demás.

“Nuestros equipos y compañeros a menudo hacen todo lo posible para asegurarse de que se cumple con los resultados, los ingresos son altos y los clientes están satisfechos”, te recuerda la cofundadora de Paravis Partners.

  • Invertí algunos minutos en alguna actividad para romper el hielo al comienzo de una conversación o reunión.

Podés hacer juegos y brindar cumplidos a tu equipo para construir relaciones con ellos. Por otra parte, podés ser claro cuando tengan poco tiempo, pero es mejor decirlo desde el principio para evitar malos entendidos.

Leé la versión original de este artículo aquí.