Dinero
Sep 20 2017

El buen hábito del ahorro

  • Compartir

Publicado el 20 de septiembre, 2017

“Quien de joven no cierra la mano de viejo la estira”. Este proverbio nos hace alusión a la importancia de ahorrar a fin de enfrentar los imprevistos que se nos presentan intempestivamente, disponer de ahorros para emprender un negocio propio o contar con fondos durante la vejez. Como saben, el dinero nunca está de más.

¡Cuanto más tenés más gastas!

Muy cierto. Es muy apremiante ponerle un freno a esta situación, ya que de lo contrario los niveles de endeudamiento se tornan incontrolables. El gasto generado por el uso excesivo de tarjetas de crédito, las compras compulsivas… simple y sencillamente son factores que reducen o eliminan la capacidad de ahorro de las personas. Muchas veces los nicaragüenses preferimos lucir un auto o un celular del año que hacernos de nuestra propia vivienda.

via GIPHY

El presupuesto: EL GPS del ahorro

Una herramienta de primer orden para disminuir los excesivos niveles de gastos es la elaboración de un presupuesto semanal, quincenal o mensual que nos posibilite detectar claramente los gastos excesivos en que hemos incurrido. Hoy en día herramientas como Excel, aplicaciones de teléfonos celulares, entre otras; hacen posible contar con información consistente relativa a nuestro presupuesto. Elaborar un presupuesto y no llevarlo a la práctica es sencillamente perder el tiempo. Anotar diariamente los ingresos y gastos como si fuera un libro “Diario” trae unos beneficios inimaginables. Es tedioso pero altamente productivo.

La determinación de un monto mensual a ahorrar de forma exigida es un elemento de primer orden en el fomento del ahorro. Si una persona parte de la premisa que ahorrará el excedente que se genere entre ingresos menos egresos ¡nunca ahorrará!

También se estará engañando si ahorra un monto quincenal o mensual de sus ingresos y constantemente lo está utilizando en sus gastos, que los considera a todos prioritarios. Ahorrar requiere una enorme fuerza de voluntad. Es ponerse metas y cumplirlas. La dicha que una persona obtiene cuando cumple sus metas de ahorro y las mantiene, es similar a la que logra cuando baja de peso y es perseverante en el tiempo.

Ahorro DosLas adicciones y vicios son enemigos del ahorro. Hay infinidad de casos de personas que han perdido sus activos a consecuencia de estos flagelos. La ayuda profesional, el apego a tus creencias religiosas y la fuerza de voluntad son los antídotos que te pueden ayudar a superar estas vicisitudes.

Compara precios y busca ofertas

No compres a la primera. El mismo bien o servicio lo puedes encontrar en otro establecimiento comercial a un menor precio y de la misma calidad. Conviértete en un consumidor informado. Visita el Internet para indagar sobre los bienes y servicios que se ofrecen en el mercado. Escucha las experiencias de compras de otros consumidores; las amas de casa son una excelente referencia en el manejo de productos del hogar. Cuántas veces hemos escuchado a consumidores decir: ¡el mismo producto estaba a mitad de precio en otro establecimiento!

Tómate tiempo para entender un poco de mecánica y saber de los precios de los repuestos automotrices. Las fugas que se dan en esta actividad son inimaginables. Asimismo, controla los servicios de personas que hacen reparaciones a tu inmueble (fontaneros, electricistas, entre otros). Revisa importes de facturas, recibos por servicios, estados de cuentas bancarios a fin de constatar si efectivamente has realizado esos consumos.

Hoy en día la tecnología inverter en electrodomésticos, así como las bujías ahorrativas, posibilitan importantes reducciones en el consumo de energía eléctrica.

Disminuye el gasto en combustible. Planifica tus actividades de forma que reduzcas las distancias. Lleva el control del número de kilómetros por hora de tu automóvil. Si es posible desplazarte a tu trabajo con vecinos de tu residencial estarás ahorrando gasolina.

La ropa de “Pakistán” (pacas) se ha convertido en un acérrimo luchador de los altos precios de la ropa de marca, la que cada vez se torna menos accesible para gran cantidad de la población. La diferencia en precios entre la ropa de marca y la de “Pakistán” es abismal, pero en calidad y estilos es reducida.

Si el gasto en medicina para el núcleo familiar es excesivo, se puede recurrir a un seguro de gastos médicos. Constituye un buen aliado en materia de ahorro y ante imprevistos en materia de salud es una buena alternativa. Asimismo, la medicina alternativa ha brindado resultados positivos frente a los altos precios de fármacos de la industria farmacéutica.

Ahorrá los ingresos extra

Los ingresos extra que obtengas, y que no están contemplados en tu presupuesto, ahórralos. Por ejemplo, si desarrollas en tus tiempos libres actividades laborales que no ejercías (“minijoobs”) no gastes improductivamente ese nuevo ingreso. Hoy en día el sector de la construcción está creciendo exponencialmente en Nicaragua, hay muchas oportunidades de hacerte de tu vivienda si fomentas el hábito del ahorro. Cómprate tu casa con los ahorros de tus “minijoobs”.

Llena las alcancías de monedas e inculca este hábito a tus hijos. Recuerda que “hay que cuidar los centavos porque los pesos se cuidan solos”. Al llenar un “chanchito” (alcancía) dispones de un monto de dinero que le hace frente a tus obligaciones financieras.

A ahorrar

Si bien ahorrar pareciera inalcanzable, con fuerza de voluntad se pueden lograr muchas cosas y el ahorro no es la excepción. Anímate, elabora tu presupuesto, conoce a profundidad el mercado, supervisa tus gastos, ponte metas ahorro…. Ahorrar para tu educación universitaria es una importante meta a conseguir.


Manuel Salgado, autor del presente artículo, es docente de la Maestría Ejecutiva en Administración de Empresas (MEAE). Para obtener mayor información sobre el programa, visitá nuestra web