Trabajo
Oct 18 2017

Diez cosas que no deberías decir si sos nuevo en un trabajo

  • Compartir

Publicado el 18 de octubre, 2017

Todos, en algún momento de nuestra trayectoria laboral, hemos cometido errores. Además de las equivocaciones técnicas propias de nuestro puesto, podemos caer en malos entendidos por no saber comunicarnos adecuadamente o por hablar de más.

Si sos nuevo en un puesto laboral, es bueno tener en cuenta los “diez nunca” que Liz Ryan, co-fundadora del sitio web Human Workplace, brindó en la columna de opinión semanal que posee en la Revista Forbes. Te los compartimos a continuación:

OficinaNUNCA: 

1. Decir “Nosotros hacíamos esto de una manera más inteligente en mi antigua empresa. ¿Te enseño cómo?”

2. Fanfarronear, prometiendo: “voy a hacer un montón de cambios en esta empresa”.

En lugar de eso, la experta aconseja recolectar información de tantos colegas como sea posible y pre-venderles el plan que tenés en mente, para hacerlos parte del éxito de tu estrategia.

3. Desechar la descripción que un colega esté haciendo de un proceso, herramienta o política existente, diciendo “no necesito saber nada de eso, nos vamos a deshacer de eso”.

4. Cometer el error de entablar una amistad o adular a un manager (o un superior), mientras ignoras o ves por debajo del hombro al resto del equipo. Si tus colegas te ven como una “serpiente”, nadie cooperará o confiará en vos.

5. Creer que sabés lo que una compañía necesita antes de empezar a trabajar en ella, o pensar que tu tarea será simplemente implementar el plan que concebiste mientras te estaban entrevistando para tu puesto. Tu trabajo como colaborador nuevo es escuchar, escuchar y escuchar aún más. Tu trabajo es construir confianza. Eso es más importante que tu éxito o la inteligencia de tus ideas.

6. Burlarte o menospreciar los procesos, conceptos o filosofías más desfasadas. No hagás bromas sobre la manera “anticuada” en que tu nuevo empleador hace las cosas. Si no estuvieran conscientes de que están haciendo las cosas lo menos optimizado posible, ¡no te hubieran contratado!

7. Intentar enseñar a tus colegas qué tan moderno o contemporáneo están siendo las otras compañías con sus estrategias. Si ellos quieren una lección que nazca de vos, preguntarán por ella.

8. Tratar de probar qué tanto dominio tienen tus colegas sobre un tema. Es una práctica muy invasiva y una táctica poco educada con la que vas a ganarte la fama de odioso aborrecible.

9. Caer en la batalla de las trayectorias profesionales diciendo “tengo tantos años de experiencia en esta industria”. “¿Ah si? ¡Pues yo tengo tantos años más de experiencia!”

Recordá que el miedo y el cambio van de la mano. Lo más probable es que te sintás inseguro cada cierto tiempo. Esto tomará de seis meses a un año, o incluso más. Evitá la urgencia de restregar tus credenciales/logros en la cara de los demás.

10. Y finalmente, nunca hablar de los planes que vos y tu jefe ha discutido, incluso si sentís que esos planes están escritos en piedra. La discreción es el mejor valor de todos. La manera en que comunicamos nuevas ideas, especialmente aquellas que son disruptivas o que asustan, es tan importante como la calidad de la idea en sí.

Siempre recordá que necesitás establecer buenas relaciones con tus colegas para ser exitoso, tené en cuenta que tu nuevo empleador logró hacer lo que hace, durante mucho tiempo, sin tu ayuda en los días, meses o años antes previos a tu llegada.

Leé la versión original de este artículo aquí.