Ideas Impasse
Oct 23 2017

Cuatro preguntas vitales para repensar tu vida profesional

  • Compartir

Publicado el 23 de octubre, 2017

Es natural que después de cierto tiempo en tu puesto laboral, llegue un momento en el que sintás que has superado todos los retos posibles y pensés en buscar nuevas oportunidades de crecimiento. A esto se le conoce como “punto de estancamiento” y aunque podría tener una connotación negativa, los expertos en desarrollo profesional aseguran que es la oportunidad perfecta para hacer un cambio que te beneficie.

Hay cuatro interrogantes que todo profesional se plantea cuando llega a este punto. Para responderlas, reconocidos docentes de la Escuela de Negocios de Harvard (Estados Unidos) recomiendan guiarse por los consejos que ellos han plasmado en sus libros  y que han sido citados en el sitio web de la institución. Te los compartimos a continuación:

¿Cómo superar la sensación de sentirte atascado en la vida o el trabajo?

El primer paso para tomar conciencia de las oportunidades que tenés en la vida y el trabajo es sentirse atascado, así lo afirma Timothy Butler, director de programas de desarrollo profesional de la Escuela de Negocios de Harvard.

En su libro, titulado “Getting Unstuck”, Butler explica que:

  • Un “impasse” psicológico es necesario para el desarrollo de los seres humanos.
  • Aunque en primera instancia el impasse se manifieste como un fracaso, éste requiere que los individuos cambien la manera en que piensan sobre sí mismos y su rol en el mundo.
  • Existe un plan de seis fases para reconocer y superar un impasse. Todo comienza con sentirse atascado y finaliza con tomar medidas al respecto. Cada fase tiene sus retos predecibles, pero algunas personas encuentran una fase más difícil que la otra.

¿Cómo resistir las tentaciones del éxito?

Joseph Badaracco, docente de ética de negocios de la misma universidad, indica en su libro “Questions of Character”, que el problema principal con el éxito y su permanencia en el tiempo es que la vida puede llegar a verse bastante bien cuando en realidad no es así.

En general, el autor plantea que:

  • Los ejecutivos corren el riesgo de convertirse en actores, en un rol creado por las personas y la sociedad que los rodea, cuando en realidad están muertos por dentro.
  • Los líderes necesitan tener la capacidad de distanciarse de las presiones y seducciones del éxito, y pensar y vivir para ellos mismos.

¿Estás trabajando demasiado?

Paradójicamente, ser el mejor en tu gremio es cuestión de aceptar tus propias limitaciones. Los docentes Laura Nash y Howard Stevenson afirman que:

  • Si nos enfocamos solo en nuestros logros obtenidos y adoptamos estándares de celebridades, corremos el riesgo de ser víctimas de nuestros propios excesos. Cuando esto pasa, nada es suficiente y el éxito nunca nos satisface.
  • En el caso de que seas un triunfador, podrías plagarte de dudas sobre vos mismo, y sentir que nunca hacés lo suficiente.
  • La fijación colectiva por ser “el mejor” y lo que esto significa es una invitación abierta a ser engañados por el “cuento de hadas” que esté en boga en este momento.

¿Hay espacio para la espiritualidad en tu oficina?

¿En realidad existe un lugar para la espiritualidad en el ambiente laboral? En 2002, ejecutivos de las ciudades más importantes de Estados Unidos se reunieron para contar cómo unían su liderazgo comercial con valores religiosos o personales. Ellos explicaron que sus creencias espirituales o religiosas les ayudaban a:

  • Inspirar a otras compañías a hacer el bien en las comunidades que les rodean.
  • Encontrar una guía para tomar decisiones cruciales, especialmente aquellas que afectaban a otras personas.
  • Dar forma a su liderazgo con un énfasis en la fe, en valores personales como la dignidad.

Leé la versión original de este artículo aquí.