Juan Ramon Castillo
Feb 21 2018

Conocimiento, experiencia y actitud: las claves del éxito de Juan Ramón Castillo

  • Compartir

Publicado el 21 de febrero, 2018

Juan Ramón Castillo recuerda muy bien el día en que vio en el diario La Prensa un anuncio que marcó un cambio en su carrera profesional. Hace 18 años, leyó que profesores del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) viajarían a Nicaragua para impartir una Maestría en Administración de Empresas en la Universidad Americana (UAM).

Cuando miró el anuncio dijo: “esta es mi oportunidad”.

En ese entonces, Juan Ramón trabajaba en Enitel (hoy, Claro) y contaba con una formación académica de ingeniero industrial que lo hacía un profesional enfocado en metodologías y procesos.

Juan Ramón siempre había querido estudiar en el Tecnológico de Monterrey. Primero, porque ya había cursado su licenciatura en México y, segundo, porque su padre formó parte de la primera generación que tomó la Licenciatura en Administración de Empresas (ELAE) de esa institución en 1965, el mismo año en que su hijo nació.

Determinado a cumplir su sueño, el ingeniero industrial se acercó a la Universidad Americana (UAM) para obtener información sobre el programa y, junto con otros cinco ejecutivos, solicitó apoyo financiero a Enitel para estudiar su maestría. La autorización de parte de la empresa llegó y, fue así que Juan Ramón dio el segundo paso hacia el cambio.

Docentes que inspiran 

Primera generación de graduados de la Maestría en Administración de Empresas (MAE) de UAM. Foto: Cortesía

Las primeras clases de aquella maestría se impartieron en el antiguo Olof Palme, centro de convenciones que UAM alquilaba para que los alumnos tuviesen las condiciones idóneas para estudiar. El programa académico, que hoy en día cuenta con 21 ediciones, los prepararía para asumir con éxito puestos de Dirección en empresas de cualquier industria y tamaño.

“Recuerdo que cada dos semanas venían los profesores del Tec a Nicaragua. Nosotros teníamos muchas expectativas porque eran profesionales sumamente preparados, con nivel de doctorado y maestría, estudiados en Estados Unidos, Europa o Japón, y con una amplia experiencia laboral”, afirma.

De todo el claustro docente, quien marcó la carrera profesional de Juan Ramón fue Alfredo Brunell Meneses, profesor de la clase de Investigación de Mercado. “Cuando él impartió su asignatura me gustó tanto el tema que me propuse dedicarme a lo mismo. Y lo conseguí”, dice Juan Ramón, ahora convertido en un reconocido mercadólogo.

La clase le impactó tanto que todavía guarda los folletos que Brunell utilizaba cuando venía a Nicaragua. Y es tanta su estima, que Juan Ramón -hoy profesor de la Maestría Ejecutiva en Administración de Empresas (MEAE) de UAM- utiliza parte de ese contenido para su quehacer académico. “Mis apuntes de ese tiempo, sus folletos y mi experiencia profesional son la base de mi clase”, asegura.

Profesiones complementarias 

Juan Ramón Castillo
Juan Ramón Castillo todavía guarda las tabillas que entregaban en cada uno de los módulos de la Maestría en Administración de Empresas.

Estudiar una Maestría en Administración de Empresas fue un giro de 360 grados para él. “Mi visión cambió. Comencé a ver temas de Finanzas, Mercadeo, Administración, Economía…. y al tener todo este abanico de nuevas opciones, decidí cambiar de especialidad. Ahora soy mercadólogo. Haber cursado esta maestría me lo permitió”, declara.

Como ingeniero industrial dedicado a la investigación de mercado – a través de su empresa J&R Castillo y Asociados – él combina dos pasiones. Su primera carrera le ayuda a implementar metodologías, procedimientos y procesos que relaciona al Marketing y los servicios que brinda en su negocio.

“Hago lo que me gusta, que son estudios para transnacionales, empresas líderes nacionales y emprendedores. Mi trabajo es ayudarles a mejorar sus negocios y buscar nuevas oportunidades dentro del mercado. Fue eso lo que me dio la motivación para independizarme y convertirme en empresario”, expresa.

Pero dar este salto no ocurrió de la noche a la mañana. Antes de ser emprendedor, Juan Ramón trabajó como gerente de ventas de Tip Top Industrial (ahora Cargill), luego fue gerente de Sports Marketing de Gatorade y, finalmente, fue gerente de mercadeo de Pepsi para Nicaragua y Centroamérica. De dichas postulaciones, valora el comentario que le hizo un estadounidense que lo entrevistó para Pepsi.

“Ya trabajando para la empresa, esta persona me dijo que me había seleccionado porque había estudiado una maestría con el Tecnológico de Monterrey. Esto lo recuerdo bien claro. Para ellos fue un valor agregado en mi currículum, reconocieron el estatus de la calidad de la enseñanza del programa”, manifiesta.

El salto hacia el emprendimiento 

Juan Ramón Castillo, frente a la empresa donde realiza estudios de mercado para transnacionales, empresas locales y emprendedores.

Al convertirse en empresario, Juan Ramón cambió por segunda vez de perfil. Pasó de ser un alto ejecutivo en multinacionales a tener un negocio independiente. Él afirma que esta “movida” fue sumamente difícil, riesgosa y temerosa, pero no tuvo miedo.

“Dije: voy a empezar de cero. Sé que tengo que hacerme de mis clientes y me sentí seguro. Gracias a Dios me va bien. Mis mejores divulgadores son las empresas para las que he hecho estudios y eso me ha dado prestigio. Me siento satisfecho de haber tomado esta decisión”, dice el máster, cuya tradición familiar también se trasladó a UAM: su padre y su hermano también estudiaron el mismo programa académico que él.

El docente y empresario nicaragüense anima a quienes quieren montar sus propios negocios a vencer el miedo y dar el salto hacia el emprendimiento. No sin antes, aclara, haberse capacitado y adquirido la experiencia profesional necesaria para hacerlo.

De acuerdo a Juan Ramón, estudiar una Maestría en Administración de Empresas en colaboración académica parcial con el Tec de Monterrey es una buena oportunidad para enfocarse en la realidad nicaragüense, centroamericana y latinoamericana. Eso, sumado a tres pilares vitales:

“Para mí, la clave del éxito es el conocimiento, la experiencia y – la más importante de todas – la actitud de querer emprender”, concluye.


¿Te gustaría estudiar una Maestría en Administración de Empresas en coordinación académica parcial con el Tecnológico de Monterrey en UAM? Conocé todos los detalles sobre el programa aquí


Créditos: 

Contenido: Cinthia Membreño 

Fotografía: Carlos Urroz