Oficina
Feb 13 2018

Así podés evitar que tu jefe te haga trabajar fuera de horario laboral

  • Compartir

Publicado el 13 de febrero, 2018

Digamos que recientemente empezaste un nuevo trabajo y, a los pocos días, tu jefe(a) empezó a llamarte a las 10:00 pm un día de semana. Contestaste el celular porque pensaste que era una emergencia, pero durante la conversación te diste cuenta que el asunto podía resolverse perfectamente al día siguiente.

Hmmm…ya no me está gustando esto – pensaste.

El domingo de esa misma semana te despertaste con la idea descansar todo el día, pero cuando cogiste el celular, te asustaste: recibiste una avalancha de correos electrónicos de tu jefe(a) durante la noche del sábado.

Aquella idea de descanso se esfumó. No te dejaron descansar. No te pudiste desenchufar.

¿Es normal este comportamiento?

Para algunas posiciones laborales sí lo es, como es el caso de los periodistas, enfermeras, asistentes personales de estrellas del rock, administradores de sistemas, entre otros. Pero esas son excepciones.

Para el resto de los mortales, quienes laboran en horarios normales (8:00 am – 5:00 pm o más), no deberían seguir esta norma, según explican expertos de la Revista Mic, una publicación estadounidense para Millennials.

Dicho esto, ¿cómo podrías combatir la presión de estar pendiente de tu trabajo y no tener miedo de perderlo? Te compartimos cinco consejos que Gina Ragusa, escritora de finanzas personales, presentó en la Revista Mic:

1. Tratá de pensar como tu jefe(a)

Sí, tu superior te está enviando correos a las 11:00 pm, ¿pero es necesario que le respondás inmediatamente o podés esperar para hacerlo en tu horario laboral? La respuesta podría sorprenderte si simplemente le pedís a tu jefe(a) un poco de claridad sobre el tema.

“Es mejor averiguar qué está pensando tu jefe(a), porque puede ser que encontró un espacio a altas horas de la noche para evacuar sus pendientes. Eso podría significar que no tenés que responder inmediatamente, pero sí necesitás saber cómo le gustaría a él o ella que lo hagás”, explica Marc Cenedella, fundador del sitio web de desarrollo profesional Ladders.

Para estos casos, sería bueno organizar una reunión con tu jefe(a) y decile – con una sonrisa y un tono amigable – que has notado que te escribe a las 11:00 pm y que querías aclarar cuáles son sus expectativas en cuanto al tiempo de respuesta. Preguntale si necesita una respuesta inmediata o si puede esperar para el lunes. Lo mejor es evitar usar un tono que suene como que te estás quejando al respecto.

2. Rechazalo(a) gentilmente si quiere que estés de guardia durante las noches y los fines de semana

Supongamos que él o ella desea que respondás inmediatamente. ¿Qué pasa?

Si parece irracional esta solicitud porque tu industria no requiere comunicación 24/7, rechazá la idea gentilmente. Dejale saber que claro, respondás inmediatamente a cualquier emergencia – y que planeás continuar desempeñándote a un alto nivel productivo – siempre y cuando sea en horas de oficina.

Sin embargo, comentá que para vos es importante tener tiempo libre para descansar y alistarte para el siguiente día laboral. Después de todo, comenta a la Revista Mic Alison Green, te vas a sentir mejor cuanto te hayas refrescado.

Está bien establecer tus límites como trabajador.

Pero ojo: hacé esto en persona, no con un mensaje de texto o correo electrónico, porque puede prestarse para malos entendidos.

3. Negociá tu rol

Si las dos opciones anteriores no funcionan, podría ser momento para renegociar tu rol dentro de la empresa. Sea porque se está dando una comunicación 24 horas al día, durante los siete días de la semana, o porque hay demasiado trabajo para lograr hacerlo dentro del horario laboral, es mejor que te reunás con tu superior para cambiar tu posición y lograr un acuerdo con el que ambos se sientan satisfechos.

“Tal vez, por ejemplo, podrías acordar con él o ella empezar a trabajar un poco más temprano todos los días para que podás irte de la oficina un poco más temprano. O probablemente podrías lograrlo que le den algunas de tus responsabilidades a otro colega que tiene el tiempo para hacerlas”, aconseja Marc Cenedella, de Ladders.

Si el acuerdo termina requiriendo que trabajés horas adicionales, siempre deberías tratar de que te compensen por ello, sea con mayor paga o vacaciones, o incluso con un ascenso.

4. Establecé tu acuerdo o buscá un nuevo trabajo

En el caso de que tu jefe(a) sea testarudo con el tema y no quiera ceder, podría ser momento de empezar a buscar otro trabajo.

“Si has tratado de ser razonable y profesional, pero tu jefe(a) tiene diferentes expectativas, podría ser momento de irte. Y tené cuidado si tu jefe se da cuenta de que estás buscando otro trabajo, y luego te promete – de forma vaga – algún ascenso u otros beneficios para hacer que te quedés en la compañía”, advierte Cenedella.

El experto aconseja pedir que esas promesas queden por escrito, sea en un correo o en un chat del trabajo. Nunca hay que colgar el sombrero y dejar de buscar porque te hagan una oferta laboral bastante vaga que luego tu jefe no podrá (o tiene pensado) cumplir.

5. Asegurate de que tu próximo trabajo no tenga un horario 24/7

Si tu tiempo libre es demasiado preciado para vos, evitá trabajar en una industria o en una posición laboral que requiera de tu presencia las 24 horas. “No es poco común que un administrador de sistemas en tecnología esté disponible durante la noche”, dice Cenedella.

Si no está seguro de cuáles son las demandas de la industria en términos de comunicación, lo mejor es preguntar a otros profesionales en redes como LinkedIn, si es una práctica común para ellos.


¿Te gustaría tener mayor conocimiento sobre gestión de talento humano? Estudiá nuestra Maestría en Recursos Humanos. Toda la información aquí